Todo fluirá de la manera más conveniente para la evolución.

Ho’oponopono

Cuando buscamos la definición de ‘cambio’ en google, nos salen unas cuantas palabras que podrían servir de explicación: alteración, variación, mutación, metamorfosis, transformación, transición, variabilidad…la verdad es que hay muchas más pero no todas encajan con cada uno de los cambios que realizamos en la vida.

En nuestro caso específico nos quedamos con transformación ‘proceso mediante el cual algo se modifica, altera o cambia de forma manteniendo su identidad’.

Pero tenemos que ir mucho más allá. No nos podemos quedar en una simple frase o en lo que encontramos que significa una palabra porque entonces nuestros cambios no tendrían ningún sentido. De hecho, éste cambio, nuestro cambio, tiene todo el sentido del mundo y ha venido a provocar una transformación no solo externa sino interna, en nuestra lucha constante por ser mejores -y porqué no- más conocid@s en nuestro mundo.

Y es que en realidad, dándole vueltas a como os iba a contar porqué cambiamos el nombre, me he dado cuenta de que estoy muy feliz y satisfecha de que hubiese sucedido y de haberlo hecho. Si no me hubiesen ‘obligado’ a hacerlo, creo que JAMÁS me lo hubiese planteado….y por una razón muy simple que se traduce en una sola palabra: MIEDO.

Al final, todo ha sucedido por motivos externos que sinceramente creo que ya no importan demasiado, ya pasaron, ya expiraron pero sobretodo ya me ‘ZARANDEARON y me DESPERTARON’, me hicieron salir de mi parálisis del miedo y entrar de lleno en un cambio y evolución para el que ya estaba preparaba pero me rehusaba a reconocerlo.

El MIEDO es una sensación o pensamiento que nos hace sentir peligro, angustia o desconfianza, pero esas sensaciones en realidad pueden ser imaginarias (casi siempre lo son) y nos paralizan. Aquí es cuando necesitas un escarmiento o una situación tan radical que te haga salir de tu zona de confort y te obligue a cambiar, a transformarte, a evolucionar…

Hemos pasado de ser live frida a ser freeda (por hacer un intento de ‘igualdad fonética’) pero la identidad y personalidad no terminaban de pertenecer, así que decidimos hacerlo personal 100% y ser free by ale.

La que intenta abrirse y mostraros un poquito más soy yo, Ale. Pero además de intentar enseñaros mi yo real, personal y emocional, haceros saber que la que está detrás de la marca e intenta día a día hacer lo que encuentra mejor para tod@s, intento que sea de una forma libre -de actuar, de pensar y de lanzar nuestro mensaje al mundo-.

Entonces, y como siempre os digo, cambio y corto que sino me enrollo como las persianas, pero os dejo un consejo:

No os dejéis paralizar por el MIEDO y siempre siempre que veais un cambio aproximarse a vosotr@s (aunque parezca caótico en el momento), abrazarlo bien fuerte que seguro que al final todo es para bien.

Besos, Ale

 

Leave a Reply